[ sobre Adicciones ]
[ sobre P.Hombre ]
.
.
[para ingresar en P.Hombre...]
Preguntas frecuentes - ADICCIONES

 

  1. ¿Cómo puedo saber que un hijo/a está consumiendo drogas?.
  2. ¿Qué puedo hacer cuando tengo sospechas de que mi hijo/a está consumiendo drogas ?.
  3. Si una persona fuma porros ¿significa que está enganchada a ellos?.
  4. ¿Son lo mismo los "porros", "hachis", "marhuna" o las "rayas"?.
  5. Si un jóven consume drogas ¿significa que no tiene información, que no conoce sus peligros?.
  6. ¿A quién puedo acudir si creo que alguien cercano tiene algún problema relacionado con las drogas?.
  7. ¿Es la familia la culpable de que un jóven consuma drogas?.
  8. ¿Puede una persona fumar porros, y que esto no le afecte a su vida?.
  9. Mi hijo/a me dice que los porros no tiene peligro, y que incluso se utilizan para curar enfermedades ¿es esto cierto?.

1. ¿Cómo puedo saber que un hijo/a está consumiendo drogas?

Existen varios indicadores que pueden darnos una idea de cuándo una persona está consumiendo drogas. Algunos de ellos son síntomas físicos, variables según el tipo de sustancia consumida (ojos rojos, sueño excesivo, no poder dormir, adelgazar en poco tiempo, tensión en las mandíbulas, ...).
Otros síntomas más referidos con las conductas de las personas que consumen drogas suelen ser: cambios bruscos de comportamiento, volverse demasiado irascible o susceptible, gastos desmesurados, robos, pillarle con sustancias, comentarios de personas allegadas referidas al consumo de dicha persona, salir con personas que consumen drogas, pérdida de actividades e intereses...
Todos ellos, por sí solos, no aseguran que la persona esté consumiendo. Sin embargo, en la medida en que aparecen en mayor número, y cuantos más de ellos se suman, es más probable que exista un consumo.

[ subir a índice ]

2. ¿Qué puedo hacer cuando tengo sospechas de que mi hijo/a está consumiendo drogas?

Ante la existencia de indicios o datos que hacen pensar en un consumo de drogas, es importante hablar con claridad con la persona afectada,, afrontando la situación y dándole a conocer las razones por las que existe dicha sospecha. Es conveniente preguntarle abiertamente por lo que está ocurriendo, dándole pie a expresarse.
Es más efectivo actuar mostrando preocupación, más que utilizar el reproche o la bronca como estrategia, ya que estos últimos sólo dan pie a empeorar la situación. Esto no significa que haya que ser permisivo con ella, ya que es importante mantener una postura firme y coherente ante el consumo, en función del problema detectado.

[ subir a índice ]

3. Si una persona fuma porros, ¿significa que está enganchada a ellos?

No necesariamente, ya que existen muchas formas o patrones de consumo, según cómo sea la frecuencia de consumo (experimental, esporádica, habitual, continua, diaria...) y de otras circunstancias de la persona o del entorno de la misma. Cuanta mayor sea la frecuencia de consumo y mayor número de factores de riesgo se den en ese consumo, más alto será el riesgo de que el consumo sea problemático.
En el caso de los porros o cannabis, existe una dependencia funcional de los mismos cuando es consumido con frecuencia, siendo necesario estar bajo sus efectos para hacer determinadas cosas cotidianas. En el caso de consumos elevados, pueden padecerse síntomas de abstinencia, sobre todo de tipo psicológico.

[ subir a índice ]

4. ¿Son lo mismo los ‘porros’, ‘hachís’, ‘marihuana’ o las ‘rayas’?

‘Porros’ se les llama a los cigarrillos hechos a mano, con papel de fumar, que se hacen con mezcla de tabaco y hachís o marihuana. Estos últimos proceden de una planta que se llama ‘cannabis sativa’, que es un tipo de cáñamo.
Aunque su aspecto es muy diferente, la marihuana son las hojas de esa planta secas y trituradas, de color verde. El hachís es la resina aceitosa comprimida de color marrón (parecido al ‘starlux’). El componente común que es el responsable de los efectos se llama thc, el mismo en los dos.
‘Rayas‘ se llama a la forma de consumir cocaína o speed, que suelen presentarse en polvos, más o menos blancos. Al estar la sustancia en forma de polvo se agrupa en pequeños montoncitos alargados-rayas- que después se esnifan o aspiran por la nariz.

[ subir a índice ]

5. Si un joven consume drogas, ¿significa que no tiene información, que no conoce sus peligros?

No necesariamente. La información sobre los efectos y riesgos del consumo de las diferentes sustancias en necesaria para prevenir los problemas, pero no es suficiente para evitar el consumo y los problemas derivados.
Puede ocurrir que, a pesar de conocer dichos efectos y riesgos, un joven decida consumir, debido a los efectos ‘positivos’ que obtiene para él dicho consumo.
Por ello, una labor de prevención debe incluir la información sobre las sustancias, pero ir más allá de dicha información.

[ subir a índice ]

6. ¿A quién puedo acudir si creo que alguien cercano tiene algún problema relacionado con las drogas?

Pueden ser de ayuda personas del propio entorno normal del adolescente o de la familia que tengan información y recursos para ayudar a abordar el problema. Por ejemplo, profesores o el orientador del centro escolar, educadores o trabajadores sociales del barrio, profesionales sanitarios, etc.
En cualquier caso, es aconsejable el asesoramiento con personas o centros especializados en abordar problemas de consumo de drogas en jóvenes. Suspertu es un centro apropiado para consultar o pedir apoyo en situaciones de sospecha o evidencia de consumos problemáticos. Basta con llamar al 948291865 y pedir una cita.

[ subir a índice ]

7. ¿Es la familia la culpable de que un joven consuma drogas?

A veces los padres tienden a culpabilizarse, cuando aparece un problema de consumo de sustancias en el/la hijo/a. Es importante no alimentar dicho sentimiento de culpa, ya que los problemas derivados del consumo de drogas dependen de varios factores que interactúan, y no sólo del papel de los padres.
Por ello no es adecuado hablar de ‘culpa’. Existen factores de riesgo en diferentes áreas (personal, escolar, laboral, social, ocio, ...), además de en el área familiar, que son los que al sumarse aumentan la probabilidad de problemas derivados del consumo.

[ subir a índice ]

8. ¿Puede una persona fumar porros, y que esto no le afecte a su vida?

El grado de afectación que una persona tenga derivado del consumo de una o varias drogas, depende de fundamentalmente de tres tipos de variables: referidas a la sustancia (tipo, pureza, cantidad, frecuencia...), a la propia persona (edad, desarrollo personal, recursos, situación afectiva...) y al contexto o situación del consumo (solo o acompañado, en qué momentos, ...). Es necesario tener en cuenta todos ellos para valorar en qué medida un tipo de consumo está afectando a una persona.
En el caso de los porros, y en población todavía adolescente, existe un riesgo importante debido a la propia edad y momento evolutivo, ya que algunos de los efectos propios del cannabis interfieren con el adecuado desarrollo de la persona. Es habitual en adolescentes el consumo de cannabis asociado a un menor rendimiento escolar, pérdida de intereses y actividades propios de su edad, un adormecimiento y bajo tono vital...

[ subir a índice ]

9. Mi hijo me dice que los porros no tienen peligro, y que incluso se utilizan para curar enfermedades. ¿Es esto cierto?

El consumo de cannabis tiene un efecto depresor y perturbador, es decir, interfiere en el sistema nervioso central produciendo una mayor relajación y menor tono vital, así como alteraciones sobre diversas funciones (estado de ánimo, percepción espacio-temporal, desinhibición, alucinaciones...). Los riesgos de su consumo derivan de ambos efectos.
Existen estudios, cada vez en mayor número que indican que el THC, principio activo que contienen los porros, puede ser terapéutico en el tratamiento de ciertas enfermedades. La mayor parte de ellos todavía están en proceso, y la aplicación para dichas enfermedades está en sus fases iniciales. En cualquier caso, es importante saber que sólo es efectivo de modo controlado, en las dosis y pautas médicas correctas, y bajo la supervisión de un especialista, y sólo en determinadas enfermedades.
Por ello este hecho nunca puede ser un argumento para justificar un consumo incontrolado o indiscriminado, ya que es necesario tener en cuenta los efectos ya descritos.

[ subir a índice ]

¿quieres formular tu pregunta?

FUNDACIÓN SOLIDARIDAD DEL HENARES - PROYECTO HOMBRE